AUROVILLE, LA UTOPÍA HECHA CIUDAD

 

Auroville  es una ciudad ubicada a diez kilómetros del municipio de Puducherry, en el estado de Tamil Nadu (India) que nació como un proyecto basado en la idea de construir una ciudad sostenible que no perteneciera a ninguna nación, un sitio en donde todos lxs seres humanxs puedan vivir como “ciudadanxs del mundo”.  Auroville fue fundada en 1968 por la francesa Mirra Alfassa, más conocida como “La Madre”, una discípula del místico hindú Sri Aurobindo -maestro de yoga y poeta indio que defendió la independencia de su país y del que algunxs afirman que fue un descubridor de nuevos caminos de acercamiento a la divinidad y conocimientos sobre la Tierra y el universo. Alfassa fue una fiel colaboradora de Aurobindo, y fue quien ideó la Auroville -un juego de palabras que remite al nombre del místico hindú así como a “Ciudad de la Aurora”, en francés- lugar que hoy cuenta con poco mas de 2 mil habitantes de 50 nacionalidades distintas y cuyo diseño espacial es el de un mandala que tiene como núcleo el Matrimandir o “Templo de la madre”, vértice en torno al cual se estructuran las zonas residencial, industrial, cultural e internacional de la ciudad.

dnny

En 1965 Mirra Alfassa presentó su proyecto de construcción de Auroville ante el gobierno de India, y en 1966 consiguió que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) se manifestara a favor de aceptar y asistir a este proyecto. La ciudad fue inaugurada el 28 de febrero de 1968 en presencia del presidente de la India y representantes de otros 124 países; quienes arrojaron un puñado de tierra de su país de origen dentro de una urna que se encuentra enterrada en el centro de Auroville, para simbolizar así la fraternidad universal.

Como decíamos, en el centro de Auroville se ubica el Matrimandir, un gran domo dorado que se erige como centro neurálgico de la ciudad, y consiste en una gigantesca sala de meditación revestida al interior con muros de mármol blanco donde se alberga la supuesta esfera de cristal del mundo, iluminado por los rayos del sol mediante un sistema de espejos dispuestos en el techo. A su alrededor se distribuyen las más de cien aldeas repartidas en un radio de unos 20 km². El núcleo urbano se encuentra rodeado de un cinturón verde de bosques implantados, huertos y jardines, el cual sirve de espacio recreativo y para actividades deportivas al aire libre. Las aldeas que componen a esta población (que es una especie de ashram y ecovilla) poseen diversos estilos y estándares de vida.

 

anandapilgrimages

Sala de meditación dentro del Matrimandir/ Anandapilgrimages

Para muchxs, la ciudad se erige como un experimento social basado en prácticas de cuidado del medio ambiente, así como de búsqueda espiritual, que lleva más de cuarenta años de vida. A lo largo de los años, lxs habitantes de Auroville desarrollaron más de 60 sistemas naturales de tratamiento de aguas residuales y reforestación, fundaron el “Auroville Farm Group” (grupo de granja de Auroville) que brinda asistencia a lxs habitantes para que desarrollen sus propios cultivos orgánicos, y crearon una planta de biogás a partir de la utilización de estiércol de vacas.

 

claudia emanuel 2

surpindia

Auroville ofrece distintos programas de capacitación en técnicas de huerta y desarollo de energías renovables con el fin de fomentar el desarrollo sustentable como forma de vida entre sus habitantes. “Salí de la oficina y regresá a la realidad”, cartel encontrado durante un programa de capacitación/ Surpindia

Sin embargo, no todo es armonía en Auroville. Luego de la muerte de La Madre, en 1973 –figura en torno a la cual se organizaba la vida en Auroville- comenzaron las tensiones entre la Sociedad Sri Aurobindo, una organización no gubernamental fundada por La Madre en homenaje a la figura del místico hindú, organización que tiene la propiedad legal de los terrenos de Auroville a su nombre, y los habitantes de la ciudad, quienes reclamaban las tierras como suyas, ya que ellos eran quienes las habitaban y cultivaban sus tierras.

Asimismo, múltiples voces se alzaron y continúan alzándose en torno a la organización socioeconómica de Auroville, ya que los “aurovillenses” –pobladores de zonas aledañas que emigraron a Auroville en busca de trabajo- muchas veces son quienes verdaderamente labran la tierra y cosechan los alimentos por un sueldo mínimo,  situación que dista del proyecto originario de La Madre, Mirra Alfassa, quien ideó “un lugar inalienable (…) donde todxs lxs seres de buena voluntad puedan vivir libremente como ciudadanxs del mundo”.

A favor o en contra, Auroville es hoy un proyecto próximo a cumplir cinco décadas que no puede pasar desapercibido ante los ojos de quien visita sus tierras.

Fuentes

Auroville.org

SinÑ

Wikipedia

About the Author
Estudié Ciencias de la Comunicación y soy periodista. En medios realicé tareas diversas como cubrir acontecimientos para diarios zonales, actualizar portales web y redactar panoramas informativos radiales. Desde hace algunos años me especializo en la generación de contenidos de calidad para redes sociales y actualmente me desempeño como editora y redactora de contenidos para el Facebook y el sitio web de Construir TV.
Scroll to top